Treinta y uno cero ocho

Desde aquí se puede ver
la cantidad de tristeza que hay en tu taza de café
y yo quisiera un sorbo.

Me explico:
disculpa por querer colorear cada lágrima que salía de tus comisuras
es que el peso de algo que no es mio siempre me llama cuando lo veo reflejado en alguien más y se me hace inevitable no querer colgarme de sus pies para evitar que anden por el mundo así,flotando.
Disculpa por abrirme el pecho ofreciéndote un lugar donde dejar toda la basura que llevas a cuestas pero es que mientras me esquivabas la mirada en tu espalda me pedía que te arropara y a mí las palabras que no salen de la boca siempre me han dominado.
Lo siento, no quería hacerme puesto en tu vida solo me tocó montar el mismo bus que a ti pero tu parada llegó antes y a mí me quedó estar sentado junto a puesto vacío.

Me recontra explico:
Tus caricias en mi pelo no generan nada más que una explosión de estrellas debajo de mis párpados
pero en serio, perdóname, yo no quería que mi lista de cosas que jamás voy a necesitar en la vida se viera tachada con tu nombre
debí quedarme viendo a través de la ventana del bus cómo te marchabas.
Siento que no sepas nada de esto pero no podría soportar el momento en que me soples los párpados
apagues las luces de mi ciudad
me partas la piernas
precipites mis nubes
desatures mi arcoiris
explotes
me dejes fueras de la habitación
me hagas correrme
o que luego me pidas que me marche mientras al mismo tiempo me sostienes por la cintura con los dientes.

Debo tomar otro bus.
Debo tomar otro bus.
Me obligaré a tomar otro bus.
Porque desde aquí se puede ver
la cantidad de tristeza que hay en tu taza de café
y yo quisiera un sorbo
con
tres
de
azúcar.

Anuncios

Opacidad

Tranquila niña
ya sé que lo extrañas
yo también lo hago.

Siempre hablábamos de ti
tenías que ver cómo su cara se iluminaba cuando recordaba tus imprudencias e inseguridades
a mi me encantaba verlo perderse en su mundo
aunque creo que era más tu mundo.
Como sea.
Decía tu nombre con aquella ternura que era imposible no querer quedarse escuchando alguna historia
pues era como una sinfonía
como una película que repetirías por siempre y para siempre
pues el tiempo no existía en ese instante
a mi me encantaba.

Entonces,
eso
sucedió.
Maldita
triste
insoportable
asquerosa
despreciable
y
lamentablemente
sucedió.

Como -jodidamente- sea.

Tranquila niña
él te amaba
aunque nunca lo decía
él te amaba.

Siempre lloraba por ti
tenías que ver cómo su cara perdía el brillo cuando recordaba que tendría que dejarte
a mi se me rompía el alma al verlo caer de la nube en donde estaba
al verlo estrellarse con la realidad
si hacías silencio podías escuchar los gritos que su pecho emitia
con las pupilas apagadas
ya sin vida
y sin color.
Como sea.
era como estar atrapado en un poema triste
que no tenía final
el tiempo no dejaba de correr
en ese verso fúnebre
a mi se me rompía el alma
pues él te amaba
y yo también.

o era a él.

Mi primer no gris

Se ha desaparecido.

Así lo siento:
su vacío terminó invadiendo mi existencia
elevándome
dejándome caer
rompiéndome
haciéndome feliz.

Nunca antes había dejado a un no gris adueñarse de mis espacios
nunca alguien había escuchado las voces que existen en mi cabeza sin marcharse.
ni siquiera alguien había abierto mis heridas para conocer el dolor desde adentro.

Saben,
me encanta hacer que la gente se cuestione
sin embargo agotaba mis preguntas sin siquiera darme respuesta
clavando su mirada de “lo sé todo” en mis manos
como si me retara y me pidiera más
haciéndome callar.

Sus abrazos valían lo que varias vidas
pero no me gusta que la gente me toque.
Su olor podria transportarme a cualquier epoca
pero hace tiempo que vivo con cadenas al presente y me obligo a no salir de aquí.

Saben,
me hubiese encantado quedarme a vivir en su pecho
pero odio sentirme atrapado en alguien más que no sea yo
a pesar de todos los momentos
no creo que sea necesario realmente.
pues estoy enamorado de la soledad que albergo en mis manos.

Así como llegó
se fue
no sé donde está
dejó mi mundo
y no tengo el más mínimo interés en saberlo.

He cambiado.

Aunque años después
podría estar mintiendo.

Soplar y Soltar

Adiós,
rojo,
he tomado cada uno de tus recuerdos
y los he puesto dentro de un globo
-con tantas ilusiones muy alto puede elevar, espero-
me da tanto miedo soltarlo -soltarte-
y dejarme -dejarte- ir hacia arriba.

Porque yo te quería conmigo
subiendo
bajando
perdiendo
explotando
estando
y siendo
lo que nunca sabremos que hubiésemos sido
no sé si me entiendes.

Quería ir sin saber a dónde
dejando que el viento soplara
sabes,
a la deriva
sin sitio correcto
como naufragar a propósito.

Pero es tarde
Y creo
-aunque no quiero
aunque siento que no debo
aunque sea como patearme desde adentro-.
que me corresponde
soplar(me) y ver(te)
alejar(te de) todo
y (no) está bien
y (no) es bonito
pero debo soltar(te) porque los sueños
se construyen a dos manos
y necesito la que toma el hilo rojo de tu globo
que aprieta
y duele
mucho.

E ENE A

Yo que siempre arrastro la esencia de algo que no me pertenece
que estoy acostumbrado a terminar solo desde el inicio
te he visto la cara tratando de entenderme
y desde entonces me siento más imposible
como si todo lo que dijera fuese igual de fantástico y aburrido al mismo tiempo.

Entiende que
la soledad que llevo en las manos solamente descansa cuando escribo
cuando hablo de colores
el universo
o la lluvia
ahora súmale tus gestos mientras haces que el tiempo se detenga
-porque así se siente escucharte-

No entiendo cómo sigo escribiendo sobre el pasado cuando el futuro me besa la cara y se burla
Porque te juro que se burla
dejando todo atrás
dejándome atrás
como si me pidiera impulso
y tú estás a un lado diciéndome que sí puedo
que soy un guerrero
un ganador
yo no me lo creo
pues la gente no gris nunca me ha parecido de confiar
sin embargo
te toco el rostro
y tus colores hacen cama para la soledad que tengo en la manos.

Vamos,
ayúdame a entender
alguien me llamó tentación porque escribo.
Así que Imagínate el infierno que llevo entre lineas.

Yo que siempre arrastro la esencia de algo
lo convierto en letras
para sentirme mejor
-porque así se siente, créemelo-
que siempre termino solo porque esa es la mejor manera de acompañarme
te he escuchado decirme desde tu mundo
que follo como escribo –cero seis trece
y desde entonces
no sé si sentirme halagado
terriblemente ofendido
o
azul
con rojo
y tres letras más.

Amigo cero ocho

Suena mejor cuando está destruido.


Suena mejor con el miedo añejado en su estómago
cuando decide llamarme para abrazarme con palabras
y llorar sin derramar lágrimas.

Suena mejor cuando me cubre los ojos
y se desnuda para mí
mientras me habla de las heridas de su pasado
y yo me río
pues la inmadurez sumada a los nervios de no saber qué hacer ante personas que se abren el pecho y me muestran su universo siempre me ha acompañado.

Suena mejor cuando sonríe apagando ciudades
secando ríos
desvaneciendo nubes
desabrochándole el pantalón a su futuro
pues renueva
hace todo más bonito
aunque no lo sabe.

Suena excelente cuando decide dejar de ser verde
y se muestra tal cual es: gris
pues no he visto un huracán acercarse con esa sonrisa inmutable
aun sabiendo lo que se avecina.

Suena mejor cuando no lo escucho
pues lo puedo imaginar
salvando estrellas
desinflando ilusiones
lanzándose al mar.
Porque está condenado a la felicidad
Y todo lo demás es irrelevante.

Pero no lo sabe…

Doce de dieciocho


Voy a tomar tres lágrimas de tus labios y las pondré en mi bolsillo.


A ver,
dime como sientes cada que me voy
que te doy la espalda
que te dejo besos incrustados en el cuello
las costillas,la espalda
-y si estoy de suerte en la entrepierna-.

¿Piensas en mí como alguien con quien entrelazar los dedos?
sin ser horizontales
sin tener los ojos cerrados
besando la distancia que hay hasta la nada
-tu bombillo-
mientras flotamos a la inversa.

Déjame explicar:
que toco el suelo con las manos porque no hay manera de ser más real
que camino sobre el techo porque las nubes son muy débiles
y no quiero hundirme hacia arriba
pues necesito verte cantándole al monstruo que está sobre tu cama
mientras espero el interludio para dejar nevar pétalos de rosas que les he arrancado a las mariposas que te están creciendo en la palma de la mano.

A ver
dime si mi espalda se ve mejor cuando estoy frente a ti con mis cejas clavadas en tu barbilla y tus labios sellando mis líneas de expresión

¿Te sabe a verdad todo lo que hago?
porque lo dulce lo he dejado en la venganza
lo ácido bajo mi oreja
y lo amarg(ad)o lo tengo soldado en mi garganta desde siempre.

Déjame explicar:
estando de cabeza todo sabe a futuropasadopresente
así, como si todo fuese lo mismo
y estar flotando sobre el techo entonces se vuelve mentira
pero te veo y estás de cabeza cantando.

Sin querer las lágrimas que tengo en el bolsillo se empiezan a precipitar sobre tu concierto
por lo que no hay interludio y no puedo nevar
por esto las mariposas te elevan hacia abajo y mi lluvia no te toca
entonces tu bombillo se apaga y la distancia se hace lo que dura medio infinito
sin embargo cierro mis ojos sin hacerme horizontal
mientras te extiendo la mano desde el techo
como si te pidiera que me salvaras de seguir cayendo hacia arriba
pues las lágrimas me ahogan y tengo miedo de caer
en algún sitio que no sea tu cama
tu pecho
tú.

He de decirte que cuando todas lágrimas han caído sobre el techo ya he perdido el miedo de caer, haciéndome vertical de mentiras – o tocando el suelo con los pies que es lo mismo- y no hay nada más triste que dejarte ver mi espalda mientras me marcho pues las orugas que tengo se mueren por morir en la tuya.

Una habitación en el lado izquierdo del pecho

No te preocupes por el desorden
en algún momento lo tendré que arreglar
lo prometo.

Tenderé las sabanas sobre la cama
voltearé las almohadas para ti
para que te toque su lado frío
y te sientas bien.

Te cederé el lado derecho del colchón
si así lo quieres
apagaré el ventilador
y encenderé la calefacción
para que te sientas cálido y tranquilo.

Te arroparé al levantarme por las madrugadas
para que el frío no te hiera.
Te juro que lo haré
que arreglaré todo este desorden
para que estés bien.

Lo haré
sólo déjame saber cómo quitarle las llaves
al inquilino anterior
no puedo
no quiero
y me rehúso a cambiar la cerradura
no soy así.

Y no, no pienses que es por esperarle,
que es porque albergo alguna esperanza
dentro de mí, no.

Acabo de reparar todo lo roto hace poco
y no es fácil tener que cambiar algo
otra vez
sólo
porque sí.

 

Una despedida no es un hogar

Pero es que la peor despedida
es la que no se dice.
Esa que guardas en cada pestañeo
y que cada tanto alguna palabra
se escapa por el lagrimal.

Esa despedida que no pensaste que iba a llegar
pero golpeó tus costas y
ahogó cada uno de tus nuevos sueños
-para aquel entonces-
como un tsunami ,sin dejar mucho con lo que trabajar después.
Esa que esperas algún día
tener la oportunidad de olvidar
-cada palabra
cada oración
cada pausa-

Y esos abrazos con los que venía acompañada
tomarlos para ti mismo
así besar con furia al fantasma que queda
que habla a tu oído
cuando no puedes más
y deseas volver al pasado
porque ahí todo parece tu hogar.

Y tu hogar no es lugar de despedidas
porque no te vas de donde sufres amando
aunque tengas la vida tan resuelta
como un niño de tres.

Porque una despedida no es un hogar
ni una nueva casa una bienvenida
una despedida es solo un puente
entre el dolor y el amor
que construyes para siempre estar.

Si no te despides queda ese abismo
hay gente que salta
con la estúpida idea de que podría llegar
al otro lado
a la otra persona
pero eso no se consigue nunca
y aparentemente hay gente que cree
que eso está bien
Entonces: sufre
porque nunca toca fondo
y no hay peor cosa
que no saber cuándo vas a dejar de caer.

Porque si no has tocado fondo:
                                ¿Cómo haces para levantarte y empezar de cero?

Plan: Sexo

Serías sólo sexo:
eso era el plan principal
lo sabía
lo sabías
pero el plan cambió.
.
.
Serías sólo sexo:
sólo
entrar y salir
besar y escupir
sudor y gemir
pero el plan cambió.
.
.
Serías sólo sexo:
tu frente en mi ombligo
mis labios en tu espalda
mordidas estratégicas
pero no, el plan cambió.
.
.
No fuiste lo que era el plan
más que sudor fuiste
nervios -al verte llegar-
besos en la frente
para decir aquí estoy.
.
.
Entrar
en
mi
vida -inesperado como eyaculación precoz-
por más de lo planeado.
.
.
Salir
de
mi
vida -doloroso como la primera vez-
como si nada hubiese pasado.
.
.
Serías sólo sexo
¡Maldición!
pero el plan…
debimos apegarnos al plan –no a nosotros-
pero el plan cambió.